Interpretación telefónica para viajar por el mundo

#InterpretaciónTefónica de Viajes Carrefour

¿No dicen que se puede viajar con la imaginación? Pues los intérpretes telefónicos lo vamos a vivir en primera persona, sobre todo aquellos que nos quedemos en tierra este verano, pero nos conformaremos con escuchar desde dónde nos llaman nuestros los clientes viajeros de Viajes Carrefour.

Desde Julio los clientes viajeros que contraten sus vacaciones con Viajes Carrefour, dispondrán de acceso a la plantilla de 100 intérpretes telefónicos de Dualia. De modo que al hacer las maletas este año, además de la toalla, la crema protectora y la cámara de fotos, no podemos olvidar llevarnos el pack de interpretación telefónica.pack-dualia

Este pack que nos facilitarán al contratar las vacaciones consiste en un biauricular y una tarjeta con un código  para acceder a los intérpretes. El biauricular es un auricular clásico de dos metros de longitud con un micrófono en cada uno de los extremos, de esta forma viajero e interlocutor pueden hablar con comodidad aislados del ruido y a través de un intérprete profesional.

Sólo tenemos que recordar tener activado el servicio de itinerancia en nuestro móvil o de lo contrario, podemos usar un fijo desde el extranjero. Podemos consultar aquí, el manual de uso.

¿Horarios? 24 horas, y cualquier día del año, de modo que sirve tanto para las vacaciones de verano como para las de Navidad. Los intérpretes estamos divididos por turnos y fines de semana, así que el servicio está cubierto en todo momento.

¿Idiomas? Viajes Carrefour ha escogido para sus clientes 18 idiomas: inglés, francés, alemán, ruso, italiano, hindi, finés, chino mandarín/cantonés, noruego, sueco, tailandés, urdu, griego, árabe, portugués, turco y japonés.

¿Son intérpretes profesionales? ¿Estás de broma? Somos los mismos intérpretes que atendemos las urgencias del 112, enviamos ambulancias a través del 061, concertamos citas previas, interpretamos al profesor que tiene que hablar con el padre de un alumno extranjero, ayudamos a rescatar personas perdidas en las montañas de Aragón, intervenimos en alertas de incendios, asistimos a mujeres víctimas de violencia de género, lidiamos con borrachos en los hospitales, con personas de culturas muy lejanas, con personas que dicen hablar con Dios, gestiones del Ayuntamiento, y hasta atendemos partos en directo. Vaya, que cada vez que suena el teléfono hay que despejar la mente porque nunca sabes qué puede ocurrir.

Por todo esto, los viajeros que se lleven este año 100 intérpretes en el bolsillo pueden estar tranquilos de que serán capaces de: hablar con un policía, comunicar alergias a medicamentos en un centro de salud, explicar sus intolerancias alimenticias en un restaurante, poner una denuncia, avisar de una desaparición… o simplemente indicarle al camarero del resort  paradisíaco que queremos que nos ponga un  “Martini con vodka, mezclado, no agitado”.

 

 

 

Vídeo sobre cómo interpretar los casos de violencia de género

El pasado 7 de junio el grupo MIRAS celebró en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad Autónoma de Barcelona  la IV Jornada de Interpretación en los Servicios Públicos de Cataluña, con la participación de la magistrada Pilar de Luna Jiménez de Parga (cuyo informe sobre la calidad de interpretación en los juzgados recomiendo leer), entre otros grandes de la esfera de la I/SSPP, aquí le podéis echar un ojo al programa completo. Y tengo que añadir que si calidad había en el estrado de ponentes, tanta o más había entre el público, compañeros y “activistas” como Josep Peñarroja Fa asistieron al evento y lo enriquecieron con sus comentarios.

Evidentemente en juzgados la modalidad estrella de nuestra profesión es la interpretación de enlace (o bilateral) pero en el resto de servicios prestados a la comunidad a través de los servicios públicos de España, la de enlace va de la mano de la telefónica y por ello fui invitado para hablar sobre cómo trabajamos los intérpretes telefónicos. Pero no en todos los ámbitos en los que prestamos nuestros servicios, sino concretamente en los casos de violencia de género, pues es la casuística más complicada de nuestra tarea diaria.

Actualmente la Universidad de Soria, a través del proyecto SOS-VIC, trabaja en el estudio de este tipo de casos con todos los intérpretes españoles que operan en violencia de género, 25 de ellos pertenecen al grupo de la empresa Dualia.

La interpretación telefónica de una llamada de 016 o de una “Casa de la Mujer” difiere muchísimo de una llamada del 112 o del 061, por este motivo, en el año 2011 me reuní con la directora del servicio de atención a las víctimas de maltrato para conocer todo su contexto y saber cómo querían que los telefónicos interpretáramos sus llamadas, el resultado de ese encuentro fue lo que expuse en mi ponencia, que podéis ver en esta entrada. Cada uno de los puntos acordados, y ratificados después por los intérpretes, merecieron mucho tiempo de consenso y diálogo para que ambas partes (las operadoras y los intérpretes telefónicos) llegáramos a una buena compenetración y entendiéramos que aunque con distintas herramientas, cada uno trabajábamos para el mismo fin.

Como buen protocolo de trabajo, es de obligado cumplimiento para los intérpretes telefónicos pero abierto a debate y mejora, siempre al amparo del consenso con la dirección del 016.

 

Actualización del 12/06/2013

Tras los numerosos emails recibidos a lo largo del día de la publicación de esta entrada  preguntando por la ponencia que la maravillosa magistrada Pilar de Luna pronunció en las Jornadas celebradas en la UAB, decido publicar el vídeo en que registré sus palabras. Espero que Pilar no me lo tome como un atentado contra su privacidad, tanta sabiduría y tanta coherencia merecen ser compartidas Y APOYADAS. Desde aquí mando un fuerte abrazo a Pilar y le reitero mi apoyo activo (me acabo de remangar la camisa) para todas sus acciones.

 

27 idiomas se sentaron a la mesa

DSC_0001

El pasado día 27 de marzo los intérpretes telefónicos de Dualia celebramos nuestra quedada anual oficial, nosotros llamamos a estas reuniones “Ezagutuz”, que significa en vasco “Conociéndonos”, aprovechamos estas Ezagutuz para disfrutar de dos días de auténtica convivencia, puesta a punto, contarnos anécdotas y en definitiva “hacer piña” entre los compañeros.

DSC_0016

En esta ocasión celebramos el encuentro en casa de uno de nuestros mejores clientes, Salud Responde, el Servicio Sanitario Público de Andalucía, el cual tiene un firme compromiso con la atención sanitaria de calidad para todos los ciudadanos de Andalucía, hablen el idioma que hablen.

Durante la reunión con Salud Responde pudimos conocer de primera mano las inquietudes, dudas, preocupaciones y propuestas de mejora de los profesionales que trabajan cada día con los pacientes extranjeros:  coordinadores de sala, responsables de la coordinación, enfermeros, responsable del 061, el Coordinador del Servicio de Salud Responde y su Director José María González.

DSC_0014Además tuvimos la visita tan inesperada como agradecida de María de los Ángeles Jiménez Samblás, Delegada Territorial de Salud y Bienestar Social de Jaén.

Nuestra Ezagutuz se dividió en tres partes:

1.- Sesión de trabajo con los responsables y trabajadores de Salud Responde.

Pudimos ponernos cara y desmitificar el trabajo tanto de operadores sanitarios como de intérpretes telefónicos. Tuvimos tiempo para conocer a fondo el servicio médico, todos sus departamentos y cada una de las líneas de actuación que desarrollan en Andalucía. Por nuestra parte les enseñamos cómo trabajamos los intérpretes, cuáles son nuestras principales dificultades y entre todos pudimos entender por qué se producen en ocasiones conflictos entre el operador telefónico y el intérprete.

Compartimos nuestros protocolos de actuación, a uno y otro lado del hilo telefónico, y ahora cuando nos entre una nueva llamada para interpretar, tendremos en la cabeza la cara de estos profesionales y sabremos exactamente en qué piensan y cuál será su modo de proceder pues conocemos a fondo su protocolo de trabajo y sus herramientas.

DSC_0032

2.- Visita a los operadores telefónicos mientras desarrollaban su trabajo en directo. 

DSC_0044

DSC_0049

Más de 70 operadores de Salud Responde, constantes llamadas y actividad.

Pues ahora que los hemos visto trabajar será mucho más amable porque los hemos conocido en plena tarea, y todos los que allí estuvimos sabemos que es mucho más silencioso de lo que pueda parecer.

Visitamos a los operadores de Salud Responde, 061 y los enfermeros que prestan asesoramiento médico por teléfono. Estos son nuestros “compañeros” de fatiga día tras día y llamada tras llamada.

3.- Sesión de trabajo interna de Dualia

Para “rumiar” todo lo aprendido durante la mañana y actualizar nuestros protocolos de interpretación, incorporando todo lo aprendido y las peticiones del cliente para cada tipo de llamadas.

Finalmente terminamos la jornada de trabajo hablando de la situación actual de la empresa y sus previsiones de futuro.

PERO TAMBIÉN HUBO TIEMPO PARA DISFRUTAR.

DSC_0069Para disfrutar de una maravillosa TraduCena en un restaurante local donde corrió el vino, la buena comida, el bueno humor, chistes españoles y traducidos, bromas, sevillanas en inglés y hasta una nana en urdu cantada por una de las intérpretes de chino. Y no faltó el tradicional brindis en varios idiomas, esta vez en 27 preciosos idiomas que se sentaron a la mesa, todos los que hablábamos los compañeros que habíamos viajado hasta Jaén:

inglés, japonés, chino mandarín, chino cantonés, rumano, armenio, ruso, turco, francés, italiano, urdu, hindi, euskera, neerlandés, panyabí nepalí, español, catalán, eslovaco polaco, árabe, sirio, dariya, gallego, asturiano (de pura cepa) y taiwanés.DSC_0080

Ya sólo me queda desearos compañeros un buen viaje de regreso a casa, que me consta que muchos habéis venido desde muy lejos, y entusiasmo para poner en práctica todo lo aprendido durante esta Ezagutuz. La empresa, nuestros clientes y sobre todo los usuarios extranjeros con algún problema sanitario en nuestro país pueden estar muy orgullosos de vosotros.

¡Hasta el año que viene!

Gaby

¿Autocensura digamé?

la20censure

Llevaba algunos meses dándole vueltas a cómo expresar lo que yo solía explicar a mis alumnos de los talleres de interpretación telefónica como “el arte del disimulo por parte del intérprete”, pero después de un cúmulo de llamadas en las que mis compañeros y yo hemos tenido que aplicar este “arte” a diestro y siniestro, me he replanteado el nombre de este recurso, ya no lo considero un “arte” sino una verdadera autocensura por el bien de la comunicación.

Pero no toda censura tiene que ser mala porque, en el caso de interpretar una conversación de ámbito social, en el que una de las partes tiene un problema y la otra tiene la posible solución, si una de las partes se sale de madre, no pasa nada por mordernos la lengua de vez en cuando.

Partimos de la base de que la interpretación telefónica en los servicios públicos no es un acto de interpretación de conferencias, aquí interpretamos mucho más el sentido que las palabras, podemos tener a un operador del 112 y al otro lado un señor llorando porque ha llegado a su casa y se ha encontrado a su mujer en el suelo en mitad de un charco de sangre. Nuestro trabajo consiste en interpretar lo que se vayan diciendo, aunque en ocasiones el marido no sepa ni lo que quiere ni qué hacer porque esté en estado de shock, pero el operador del 112 suelta un “¡Venga que tampoco será para tanto, oiga!”, pues muy probablemente evitemos esa frase.

A esto es a lo que me refiero con la autocensura, a aquellos momentos en los que amputamos una parte del mensaje por no liarla. Sé que esta acción va en contra de todo lo que se nos enseña en la facultad, pero en la facultad nunca nos enseñan esta modalidad de interpretación, ni nos ponen casos en los que una persona está sufriendo.

Pero trabajamos con personas, cada uno de su padre y de su madre, y muy capaces de soltar lindezas como:

 

Alertante: Necesito una ambulancia, mi amigo está borracho.

Operador: Pues para eso no se molesta. Perdón esto no se lo traduzcas, pregúntale la dirección.

 

Alertante: Tengo un niño de 2 años que está con fiebre, mándenme una ambulancia, por favor.

Operador: ¿Para un niño de 2 años? Hoy la noche está muy buena y puede darse un paseíto con el niño hasta el hospital.

 

Alertante: ¿Cuándo llegará la ambulancia?

Operador: Mira, que yo no tengo una bola mágica para decirte a qué hora llegará la ambulancia, la próxima vez te pones malo cerquita del hospital.

 

Paciente: ¿Mi padre sobrevivirá?

Doctor: ¡Los cojones! Pero no se lo digas así.

 

Alertante: Mi marido me ha pegado.

Operador: Algo habrás hecho.

censi

 

Y un sin fin de casos en los que porque uno tenga un mal día no tiene por qué terminar el servicio público a tortas y no veo nada mal que los compañeros nos autocensuremos amputando o “suavizando” estos mensajes. 

Por otro lado también soy muy partidario de dejar claro que somos intérpretes y no filtros, de modo que al segundo “pero eso no se lo digas” considero que está bien dejar claro que a partir de ese momento vamos a interpretar al pie de la letra.

Para no terminar esta entrada con mal sabor de boca, recalcaré que me ha costado varios meses recopilar casos reales como los expuestos anteriormente, lo que demuestra que los operadores que atienen a los extranjeros en nuestro país normalmente son unos grandes profesionales, que tienen que aguantar muchísimo a lo largo de su jornada de trabajo y normalmente se muerden la lengua tanto o más que nosotros los intérpretes telefónicos.

censura

Creo que no quieres que te ayude 1

desesperado

El título de esta entrada resume la sensación que en muchas ocasiones tenemos tanto los profesionales médicos y sociales, como los intérpretes telefónicos que atendemos a personas que vienen de una cultura totalmente diferente a la nuestra, y por este motivo puramente cultural las respuestas de las personas a las que atendemos e intentamos ayudar parecen mostrarse ingratas y muy desagradables

De la experiencia que hemos ido acumulando en la interpretación en los servicios públicos (I/SSPP) y de las quedadas personales o virtuales que mantenemos los intérpretes, hemos ido descubriendo muchas de estas barreras culturales que no se aprenden en la facultad y me gustaría ir desglosándolas bajo el título “Creo que no quieres que te ayude” en pequeñas entregas para que no se pierda nada de su importancia.

Vamos a situarnos: somos intérpretes telefónicos y…

SUENA EL TELÉFONO: Ring Ring.

Intérprete: Buenos días, mi nombre es Frida, ¿en qué puedo ayudarle?

Trabajadora Social: Buenos días, llamo de los Servicios Sociales de Torreal, tenemos un conflicto con una señora nigeriana que se niega a comer. Pregúntele, por favor, por qué no se come la comida que le dan en el albergue.

Nigeriana (x intérprete): No me gusta la comida de aquí, no quiero esa comida, quiero otro tipo de comida.

Trabajadora Social: Indíquele por favor que sabiendo que no tiene papeles, que nos ha mentido sobre su procedencia, que le hemos conseguido más de tres días de estancia en un albergue municipal, que la estamos ayudando a regular su situación, le hemos conseguido clases de español y la queremos ayudar a encontrar un trabajo. Así que lo menos que puede hacer es comer, que no le vamos a hacer un menú para ella, que es comida que come todo el mundo, que para eso se hace sin cerdo ni nada, así que no me diga que es porque no le gusta.

Nigeriana (x intérprete): Yo no me voy a comer esa comida, quiero otra comida. Quiero comida de mi país.

Trabajadora Social: No hay otra comida aquí, no estamos en su país, la estamos acogiendo en el nuestro y se tiene que comer lo que hay aquí. Por favor, es necesario que coma, sino va a enfermar, déjenos ayudarle, necesitamos que coma.

Nigeriana (x intérprete): Yo no me voy a comer esa comida, quiero otra comida. Quiero comida de mi país.

(…)

¿Cuánto tiempo creéis que puede durar una conversación así?  ¡¡Eternamente!!

Como vemos, aquí hay un problema mayor que el del idioma, algo falla en esta conversación que ha entrado en un blucle del que no va a salir porque el problema de verdad no es el idioma, es algo más profundo, dos culturas tan totalmente opuestas que no logran encontrar un nexo común para entenderse.

¿O tal vez sí?

El intérprete es el único nexo en común,  también es el único que comparte ambas culturas y el que puede encontrar el resorte que levante la barrera de este paso a nivel totalmente oxidado.

paso a nivel

Vale que en interpretación (de conferencias) no podemos dar nuestra opinión ni aportar nada de nuestra cosecha, pero estamos en I/SSPP, aquí hay vidas en juego y problemas gordos que en ocasiones mejoran con una pincelada de humanidad.

Imaginemos que la intérprete finalmente decide involucrarse:

Intérprete: Disculpe, a lo mejor como intérprete puedo ayudarles.

Trabajadora Social: Ay sí por favor, dime.

Intérprete: Muchas de las nigerianas adultas y ya de cierta edad que llegan a España, suelen tener muy arraigadas ciertas tradiciones y cabe la posibilidad de que lo que ocurre es que la señora no desee comer nada porque no se fía de que lo haya cocinado una mujer pura.

Trabajadora Social: ¿Perdón?

Intérprete: Es muy probable que esta señora provenga de una zona donde impera la ablación del clítoris, que ella misma haya pasado por ello. En esta cultura sólo cocinan las mujeres mutiladas, pues se consideran puras, las que no han sido mutiladas no pueden hacer muchas cosas de la vida diaria como cocinar o acarrear agua. Sugiero que le propongan recibir los alimentos crudos, para que ella misma se los cocine o se los coma directamente, es muy probable que acepte.

Trabajadora Social: ¿De verdad? Gracias.

(…)

Éste es un caso 100% real que además se nos plantea con cierta frecuencia, y me adelanto a los puristas diciéndoles que ciertamente en este problema manda la trabajadora social, pues es la experta que tiene a su alcance los recursos del estado y un amplio conocimiento de las culturas. ¡Pero venga! Somos un equipo, un equipo con una piedra en el camino y si tú tienes la posibilidad de quitarla de un puntapié ¿no vas a ayudar?

Esto es lo que hace grande a la interpretación, ese “valor añadido” que aportamos los intérpretes, cuando somos capaces de superar lengua, cultura y hasta mentalidad, para hacer que dos interlocutores se comprendan.

El Ayuntamiento de Sevilla, pionero en interpretación telefónica

010

El Ayuntamiento de la ciudad de Sevilla arrancó el 2013 con un nuevo servicio de interpretación telefónica, en principio por dos años y prorrogable otros dos. De modo que a partir de este año todos los ciudadanos y visitantes extranjeros podrán dirigirse al Ayuntamiento de la capital hispalense en su idioma materno por teléfono las 24 horas del día; la revolución a nivel de comunicación del Ayuntamiento también incluye un sistema de videointerpretación en lengua de signos para discapacitados auditivos.

El nuevo servicio dará apoyo al desarrollo de trámites administrativos ofrecidos por el Ayuntamiento vía telefónica o electrónica mediante un apoyo personal, una tutoría personalizada para navegar y manejarse por la red, y atenderá además las demandas ciudadanas a través de distintos canales, ya que además de la atención de solicitudes vía web o correo electrónico, se amplía la oferta al sms, mms, chats, skype y las diferentes redes sociales.

De modo que como intérpretes telefónicos que estamos habituados a trabajar para los servicios públicos en España, nos toca ahora reciclarnos con el nuevo/posible vocabulario propio del 010 y la ciudad de Sevilla

El paso previo a todo vocabulario es la tormenta de ideas, así que para que empiecen a llover palabras en nuestra mente, tengamos en cuenta que éstas son las empresas públicas bajo el paraguas del 010 de Sevilla.

  • Ayuntamiento de Sevilla
  • Emasesa (Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla)
  • Emvisesa (Empresa Municipal de la Vivienda de Sevilla)
  • Lipasam (Empresa de Limpieza Pública del Ayuntamiento de Sevilla)
  • Tussam (Transportes Urbanos de Sevilla, Sociedad Anónima Municipal)

De modo que nos movemos ahora entre administración, papeleo, agua, autobuses, vivienda y limpieza. Nuevo vocabulario y nuevos glosarios a preparar a la voz de ¡YA! porque el servicio está en marcha y ya han llegado las primeras pruebas técnicas y las primeras llamadas.

El nuevo 010 proporcionará atención en caso de emergencia de la ciudad, como catástrofes o circunstancias excepcionales. Pudiendo conocer desde cualquier oficina de Distrito el estado de tramitación de una queja, las actuaciones en jardines y parques  públicos, farmacias de guardia, horarios de autobuses o las obras en la calle, entre otros.

Según se  nos informó a los intérpretes, los campos más habituales serán:

OBTENER INFORMACIÓN SOBRE:

      1. Información General

Servicios municipales, horarios, trámites, actividades culturales y de ocio, convocatorias y toda aquella información que se puede obtener también desde la página web municipal.

      2. Información Personal

Consultar información sobre gestiones personales que ha realizado o está tramitando con el Ayuntamiento de Sevilla.

      3. Directorio telefónico

Solicitar el número de teléfono de un empleado municipal o de una unidad organizativa.

REALIZAR GESTIONES::

      1. Con Atención Personal

  • Reservar instalaciones deportivas
  • Inscribirse en cursos.

      2. Gestiones Automatizadas

  • Pago de recibos
  • Renovación inscripción en cursos

AYUDAR EN LA UTILIZACIÓN DE SERVICIOS ELECTRÓNICOS
Permite resolver los problemas y aclarar dudas en el uso de los servicios electrónicos.

Sevilla

Así que compañeros, a preparar documentación y a COMPARTIR recursos 😉

La interpretación de documentación médica por teléfono

documentos medicos

Por mucha era digital en la que queramos vivir sigue habiendo dos sectores que no logran deshacerse de montañas de papeles: los juzgados (de los que ya hablaremos en otra entrada) y los hospitales. Es cierto que los hospitales están más acostumbrados a convivir con la tecnología y poco a poco se va trabajando más en soporte digital pero cada día recibimos llamadas en las que la barrera entre el personal médico y los pacientes extranjeros es un simple papel.

Cartilla de vacunación_zhmed-carta1

Pero son papeles que imponen mucho respeto:

– Cartilla de vacunación

– Evaluación post-operatoria

– Serología

– Informe psicológico

Y algunos documentos que llevan los pacientes que no son forzosamente médicos:

– Parte de accidente de tráfico

– Informe policial de violencia de género

– Un documento escrito a mano que el paciente, aún consciente, quiere que la enfermera lea a toda costa

Existen muchos documentos que el personal sanitario necesita entender en ese preciso instante para poder proseguir con su trabajo y al contrario, mucha documentación expedida por el propio hospital que el paciente debe entender ahora, sí o sí, antes de continuar como por ejemplo:

– Un consentimiento informado antes de la operación

– Evaluación para la anestesia

– Registro de alergias medicinales

– Alta voluntaria

Otros documentos menos urgentes pueden remitirse al equipo de traductores para hacer una traducción por escrito, pues su necesidad de comprensión no es inmediata como:

– Donación de órganos

– Testamento vital

Pero ¿qué hace el personal sanitario o los trabajadores sociales cuando necesitan saber, aquí y ahora, lo que dice un documento y no disponen de intérpretes en el hospital?

1. Llamar al servicio de interpretación telefónica

2. Indicar que necesitan entender un documento

3. Indicar el idioma

4. El servicio de interpretación transmite el documento al intérprete apropiado

5. El intérprete entra en la comunicación con el documento en su pantalla

6. La línea la ocupan únicamente el personal médico, el intérprete y el paciente

7. El intérprete realiza una interpretación a la vista del documento

Imagen1

Es una solución muy rápida y práctica cuando no es necesario redactar por escrito la traducción pues una vez que el intérprete tiene en su pantalla en documento, el doctor puede estar seguro de que lo entenderá a la perfección o de que el paciente comprende lo que se le está pidiendo.

Por supuesto, la confidencialidad está garantizada, por los contratos de confidencialidad que previamente hemos firmado y por ser algo inherente a nuestra profesión.

Es frecuente que se nos pida que hagamos una traducción por escrito del informe si el paciente va a quedarse hospitalizado algunos días, pero una vez seguros de que todo está comprendido y de que el peligro ha pasado.

Saliendo del ámbito sanitario, es común recibir documentación para interpretar a la vista desde los servicios de acogida,  Ayuntamientos, albergues o incluso una fotografía hecha con el móvil de un particular.

Recuerdo un caso muy interesante, uno de estos retos que nos plantea en ocasiones la interpretación, el de un señor polaco que recibió el alto de la Guardia Civil, bueno el alto y una hojita firmada por el agente que él no entendía. El agente llamó al servicio de interpretación telefónica y envió por email una foto del impreso tomada con el móvil del conductor. Y una vez que la recibió la intérprete de polaco en su ordenador, respiró hondo y puso su tono de voz más dulce para informar sobre la cuantía a pagar por causa de la multa.

Un parto asistido por interpretación telefónica

parto-humanizado-2

A veces recibimos llamadas para interpretar que nos dejan agotados, para pedir la cuenta e irnos a la cama, y la interpretación de las instrucciones del médico y de los gritos de la futura madre en mitad de un parto es una de ésas.

En mi caso ya he atendido tres partos, uno en inglés y dos en portugués y mis compañeros ya han atendido en chino, ruso, árabe, italiano y ucraniano, y reconozco que el día que tuve mi primera experiencia terminé llamando a los compañeros que filtraban las llamadas para pedir que no me pasaran ni una más porque necesitaba echarme en el sofá durante lo que quedaba de día.

No sé como sería la cara que debían tener la madre y el padre al final de todo el proceso, pero seguro que la mía era una mezcla de ambas.

En sí el vocabulario no es nada complicado: epidural, contracciones, dilatación, ya viene, empuja, vamos, un poco más, vamos a apretar sobre el vientre, que no pare, uno más, ahora, sí sí sí, lo estás haciendo muy bien, ¡ya está! … después un silencio … y se escucha al fondo el llanto de un niño.

Pero la mayor dificultad estriba en que el intérprete primerizo se contagia de toda la tensión que hay en el paritorio y hace suya la tarea del médico, pudiendo llegar a gritar en lugar de interpretar. Con la experiencia te das cuenta de que lo último que necesita una madre en esos momentos es que una voz le esté gritando órdenes al oído a través de un auricular.

En cuanto me repuse del esfuerzo me empapé bien de todo lo que conlleva un parto y me tragué varios vídeos para estar preparado para la próxima, cosa que recomiendo hacer ya a todos los intérpretes, pues esta situación llega sin avisar.

En mi segundo parto puse en práctica todos los conocimientos adquiridos y corregí los fallos de la primera vez, en esta ocasión  tenía más en mente el miedo, el dolor y el estrés de la madre y opté por interpretar de forma relajada, que las órdenes se convirtieran en consejos y de cuando en cuando algún “señora” se convirtió en “querida”. Eso sí, el final fue igual, niño llora, madre llora, intérprete llora, paritorio que rompe en aplausos, intérprete que aplaude solo en casa, intérprete que pide el resto del día libre 🙂

Actualmente existe en Internet un vídeo con la interpretación telefónica en directo de un parto, en inglés y español, publicado como propaganda de libro “Found in Translation” de Nataly Kelly y Jost Zetzsche (que recomiendo encarecidamente). Desconozco si es un caso real o una simulación, pues aquí en España la Ley de Protección de Datos prohibiría publicarlo.

Aquí dejo el vídeo: Parto asistido por interpretación telefónica.

Enlazando con este tema, recomiendo leer la entrada Intérpretes de papel para mujeres embarazadas del blog de José Yuste Frías en el que pasa a examen una iniciativa de preparar el parto de mujeres inmigrantes a base de dibujos en varios idiomas.

Alertas de tráfico

Matriculas

Las llamadas por cuestiones de tráfico normalmente giran en torno a tres temas principalmente:

-Averías

-Accidentes

-Policía de tráfico

Por suerte para nosotros las averías son más frecuentes que los accidentes y normalmente son pinchazos o fallos en el motor que impiden que el alertante pueda continuar con su trayecto.

Para nosotros, los intérpretes telefónicos, la mayor dificultad de estas llamadas estriba en la complejidad de identificar las características del vehículo, la matrícula y la localización exacta del alertante.

LAS CARACTERÍSTICAS DEL VEHÍCULO

El tipo de vehículo y el color son lo de menos, el trabajo duro viene con las marcas y los modelos. Porque si se trata, por ejemplo, de coches, no hay problemas si son Seat, Peugeot, Renault y hasta Maserati o Lamborghini, que sabemos que existen aunque probablemente no hayamos visto nunca uno por la carretera, pero ¿qué pasa si escuchamos por el teléfono marcas nuevas para nosotros como pueden ser: Mahindra, Subaru, Koenigsegg, Fisker, Wiesmann, Hongqi o Skyper? y ya el modelo puede ser para volverse locos, que como coches que son, son susceptibles de sufrir un accidente en nuestra carreteras.

En algunas interpretaciones de mandarín en las que se trata de un coche chino accidentado, con marca china, ha sido muy complicado pasar el aviso a la Guardia Civil con la marca bien escrita.

LA MATRÍCULA

Las matrículas digamos “occidentales” sólo son complicadas a la hora de transmitir las letras, por aquello de A de Andalucía, I de Italia, B de Badajoz aunque todos nos atascamos con la X, de, de, de…

Pues sabed que en 1952 la Organización de Aviación Civil Internacional pactó un alfabeto cerrado para sus controladores aéreos:

ALFABETO OACI
SÍMBOLO
GRAFÍA
ESPAÑOL
A
Alpha
Alfa
B
Bravo
Bravo
C
Charlie
Charli
D
Delta
Delta
E
Echo
Eco
F
Foxtrot
Fóxtrot
G
Golf
Golf
H
Hotel
otel
I
India
India
J
Juliet
Yúliet
K
Kilo
Kilo
L
Lima
Lima
M
Mike
Maik
N
November
November
O
Oscar
Oscar
P
Papa
Papá
Q
Quebec
Quebéc
R
Romeo
Romeo
S
Sierra
Sierra
T
Tango
Tango
U
Uniform
Yúniform
V
Victor
Víctor
W
Whiskey
Güisqui
X
X-ray
Ex-rey
Y
Yankee
Yanki
Z
Zulu
Zulú
0
Nadazero
Nadazero
1
Unaone
Unauan
2
Bissotwo
Bisochu
3
Terrathree
Terratri
4
Kartefour
Kartefour
5
Pantafive
Pantafaif
6
Soxisix
Soxisix
7
Setteseven
Setteseven
8
Oktoeight
Oktoeit
9
Novenine
Novenaine
.
Decimal
Desimal
.
Stop
Stop

Y aunque nos podríamos acoger a esta lista, quizá sea más recomendable utilizar en España el listado que el Ministerio del Interior propuso en 1960, donde también encontraron problemas para W y X: Alicante, Bilbao, Cádiz, Dinamarca, España, Francia, Gerona, Huelva, Italia, Jaén, Kilo, Lugo, Llamar, Madrid, Navarra, Oviedo, Portugal, Queso, Roma, Erredoble, Sevilla, Toledo, Único, Valencia, UveDoble, Equis, Yugoslavia, Zaragoza.

Aunque claro, si estuviéramos comunicando una matrícula a un amigo, fuera del trabajo como intérpretes telefónicos, podemos ser algo más creativos con esta lista: Arrebatador, Bombero, Calzonazos, Dipsómano, Espantapájaros, Fenomenal, Gorgorito, Hospitalario, Incólume, Julandrón, Kaka, Lepidóptero, Mastodonte, Nomeolvides, Ornitorrinco, Pantufla, Quesera, Robaperas, Spotify, Tostada, Ubérrimo, Vertiginoso, Wenceslao, Xavi, Yuxtapuesto, Zopenco.

¡BASTA! Volvamos a la seriedad 😦

Pero ¿Qué pasa con las matrículas de países con diferente alfabeto? Pues lo único que puede pasar, que los compañeros de chino, árabe o tailandés sudan tinta para poder explicar de la mejor forma posible cómo es la matrícula, aunque en muchas de estas ocasiones, reducen los datos a marca y modelo ante la imposibilidad de anotar la matrícula por teléfono.

LOCALIZACIÓN EXACTA

Éste es el dato crucial de la llamada, ya estamos habituados a su complejidad por las llamadas de ambulancias pero en el caso de accidentes en carretera, hay dos preguntas a las que suele costar responder, pues el alertante llama en el momento del problema, y no prepara toda la información antes tirar de móvil:

– El punto kilométrico

– El sentido de la autovía.

Y en autovía, pues todavía es relativamente fácil, pues es cuestión de caminar un poco hasta la siguiente señal de kilómetro o hasta un punto de socorro, pero ¡ay! del pobre que se encuentre en una carretera comarcal y no recuerde el nombre o el número de la última salida que cogió, nos esperará una larga noche hasta que entre todos logremos dar con él.